20 de julio de 2010

Huerta para las masas...la aventura - Capítulo 10

La magia de la madre natura

Tres semanas pasamos alejados de la huerta. Ahora que estamos viviendo en Chanco, Séptima Región, colaborando en el proyecto Bio Reconstruyendo al Sur de Chile, tuvimos que armarnos de valor y dejarla cuidando durante las semanas que no estamos en la capital. 

Esta es nuestra primera visita y nuestro reencuentro fue alucinante. Quedamos impactados con la vitalidad de todas las plantas que siguen creciendo sanas y fuertes. Cualquier rastro de plagas es cosa del pasado. Los brócolis y repollos están graaandes.


El riego por goteo y los invernaderos han sido un gran aliado en esta etapa, tanto por las heladas extremas del último tiempo como por nuestras prolongadas ausencias. Y nuestros amigos-guardianes de la huerta son lo máximo! Nada más que decir.


En la pasada cosecha de lechugas –ya hemos recolectado seis sabrosos ejemplares- Richard imitó una novedosa técnica, por lo menos para mi, de cosecha: en vez de sacarla de cuajo, cortó las hojas de la lechuga dejando la raíz y parte del tallo en la tierra. Según Emilia Hazelip –formuladora de la Agricultura Sinérgica, modelo de producción vegetal para la autofertilidad de la tierra basado en la Agricultura Natural sin laboreo de Masanobu Fukuoka- este procedimiento permite que una nueva lechuga vuelva a desarrollarse. Y así fue, tres semanas más tarde, comprobamos con mucho asombro como dos nuevas lechugas están creciendo de la misma raíz de sus antecesoras. Confieso que hasta verlo con mis propios ojos dudé… Punto para Richard… je.


En medio de estos asombrosos descubrimientos comenzaron a aparecer las matas de cilantro y perejil que sembramos en la huerta vertical morada que se empina en una esquina de la huerta. A través de pequeños orificios las pequeñas ramas emergen con fuerza y fresco aroma.


Tres semanas más pasarán para que volvamos, tres semanas más de crecimiento, aromas y colores que seguirán inundando nuestra Huerta para las masas.


Buen día!
Fotos: menúparalasmasas

El cilantro y perejil emergen de la huerta vertical
 

2 comentarios:

LISSETH dijo...

Hola buenas noches, he leído toda tu aventura y los felicito, especialmente por el amor que transmites cuando escribes sobre tu huerta, quisiera pedirte un favor, en el liceo donde trabajo se está comenzando a gestar un proyecto para enseñar a los muchachos sobre agroecología, pero no contamos con mucho espacio, por eso me atrajo la idea de la huerta vertical, si me puedes dar algunos consejos sobre que se puede sembrar y como armarla te lo agradecería mucho... Que tengas buena cosecha, saludos.

Macarena Silva dijo...

Lisseth, qué tal... muchas gracias por los comentarios y buenas vibras. Que emoción que vayan a comenzar a involucrar a los niños con la tierra. Nosotros venimos llegando de trabajar durante 3 meses en una escuela rural, donde introducimos a los niños en la agricultura orgánica, permacultura y energías renovables (http://bioreconstruyendoalsurdechile.blogspot.com/)
Sobre las huertas verticales, te aseguro que son muy económicas y fáciles de instalar. La que instalamos en nuestra huerta está hecha sólo con botellas desechables, a las que le cortamos la base y luego unimos a presión con la parte del embudo hacia abajo (así escurre el agua por gravedad). Luego las perforamos por los costados para que las plantitas respiraran y crecieran. Luego rellenas cada botella con buena tierra hasta un poco más de la mitad y agregar las semillas. Luego tápalas con un poco más de tierra. En este tipo de huertas siempre es bueno sembrar hierbas para un jardín comestible y medicinal, como: menta, ruda, ciboullet, perejil, cilantro, etc.
El toque de la tela es sólo estético. Para ver el crecimiento es mejor dejar las botellas descubiertas.
Te puedo enviar las fotos de las huertas verticales que hicimos en la escuela de Carreras Cortas para que veas otro sistema, igual de económico y donde siempre reutilizamos los materiales.
Si estás interesada, escríbeme a morenitasilvab@gmail.com.
Cariños y éxito!
Maca